La Alhambra - España - Granada

Ubicación : Calle Real de la Alhambra, S/N| Población: Granada

Galería de Imágenes

Descripción

Nuestra última visita monumental fue a la Alhambra, lugar precioso para perderse en  sus jardines  con el silencio de las  tardes  de las puestas del sol. Salimos de motril a las 9 de la mañana, ya que nos dicen que tardaremos unas tres horas en verlo, pues es un viaje tranquilo y cómodo por su autopista.

Pero antes de narraros las peripecias de ese día os relataré un poco de su historia, para algunos será muy superficial, pero solo son unas pinceladas para situarnos en el entorno de este monumento que fue ciudad palatina, Casa Real cristiana, Capitanía General del Reino de Granada, fortaleza militar hasta llegar a su declaración como Monumento en 1870.

Una breve historia

SIGLO XIII-XV

La Alhambra se levanta sobre la colina de la Sabika, uno de los puntos más elevados de la ciudad de Granada por Al-Ahmar (fundador de la dinastía Nazarí) en 1238. Fue palacio, ciudadela y fortaleza, residencia de los sultanes nazaríes y de los altos funcionarios, servidores de la corte y de soldados de élite; alcanza su esplendor en la segunda mitad del siglo XIV, con los sultanatos de Yusuf I (1333-1354) que edifica el Palacio de Comares y el segundo reinado de Muhammad V (1362-1391) con la construcción del Palacio de los Leones.

El 2 de enero de 1492 Muhammad XII-Boabdil entrega la Alhambra a los Reyes Católicos.

SIGLO XVI-XVIII

Los Reyes Católicos establecen la Alhambra como Casa Real y Sede de la Capitanía General del Reino de Granada.

El Emperador Carlos V decide, en 1526, la construcción del palacio que lleva su nombre. La casa de Austria continuó desde Felipe II (1556-1598) y sus sucesores al cargo de la conservación de la Alhambra.

En las primeras décadas del siglo XVIII, Felipe V (1700-1746) desposee de la alcaldía al Marqués de Mondéjar, heredero del Conde de Tendilla, comenzando una etapa de abandono prácticamente hasta el reinado de Carlos IV (1788-1808).

SIGLO XIX A NUESTROS DÍAS

La ocupación napoleónica supuso un varapalo  para la Alhambra, en 1812 sufre parcialmente un voladura.

A partir de la revolución 1868 la Alhambra queda desligada de la Corona y pasa al dominio del Estado, declarándose en 1870 “monumento nacional y en 1984 la UNESCO la declara Patrimonio Mundial.

Comienzo del Viaje

Y ya después de esta pequeña introducción, daré paso a narraros como fue esa visita. El acceso se hace por la circunvalación de Granada, no tendréis problema para llegar, pues está muy bien señalizado. Llegando a su entrada, tendréis los aparcamientos a vuestra derecha, divididos por zonas y según nos dijeron en cada una hay aparcamientos para discapacitados, pero no los encontramos. Se supone que estarían ocupados. No obstante, os recomiendo que lleguéis con el coche hasta abajo, veréis una rotonda donde paran los autobuses. Una vez ahí, os bajáis y la persona que os acompaña se encargará de aparcar el coche.

Allí mismo os encontráis con una barrera, debéis llamar para que os la suban. En la parte izquierda de la barrera encontraréis  el portero electrónico, a partir de aquí comienzas las andaduras.

Para llegar a la entrada os encontraréis con un vial de unos doscientos metros más menos de una pendiente enorme. Se baja bien, pero la vuelta después del cansancio es horrible, no entiendo como no han habilitado abajo en la propia entrada unos aparcamientos para personas mayores y discapacitados para que se pudieran bajar allí y luego volver a recogerlos. 

Como ya disponíamos de las entradas nos ponemos a la cola y al llegar, la apersona que las recoge nos dice que debo ir a una ventanilla para cambiar la entrada y acreditarme como discapacitado.
 Pues nada, vuelta a la taquilla,  a la que fuimos dirigidos por un guardia de seguridad de forma muy amable, seguramente mi cara era todo un poema. Llegado a la ventanilla, nos atendió una mujer, súper amable cuando le dije: “que tengo que presentarle para acreditar mi discapacidad”.

Respuesta: creo que nada, pues está a la vista…. (Pero con un tono de complicidad y familiar, me gustó)

Así que amablemente le doy las gracias y vuelvo a la cola para entrar, ya dentro del gran monumento os encontraréis dos posibilidades: de frente  y a la derecha los jardines y el acceso al Generalife y a la izquierda todos los monumentos  que conforman la Alhambra.

Así que tomamos de frente, ya que el acceso al Generalife era de tierra y no había indicaciones de accesibilidad para nosotros en el mapa que nos habían dado.

Es una zona llana, muy amplia y con varios bancos y sobre todo transitable para las sillas desde donde se puede observar los huertos, los jardines y ver la idea general de la Alhambra.

En su parte superior os encontráis los jardines con estrechas callejuelas formando un mar de laberintos. Cómo acceder?  Complicado, ni una señal indicativa, pues como siempre. Preguntando se va a Roma, pues aquí lo mismo.

Nos encontramos un operario y amablemente nos indicó por dónde podíamos acceder (la entrada está yendo a la mano derecha en una de las puertas que dan acceso al auditorio del teatro Generalife).
 Llegado al lugar, que sin duda es fascinante y sobre todo se ve que el cuidado es exquisito, nos encontramos con el primer problema,  sus empedrados, todo él está de esa forma (el problema es que no son losas de piedra, sino piedras puestas de canto).  Con ayuda y levantando la silla hacia atrás, nos adentramos unos metros  para poder contemplar aquello.

Esto solo era un entrante para hacerme a la idea de lo que luego iba a venir.
Finalizada la visita tomamos el acceso de la izquierda, el que conduce al recorrido de la Alhambra para ver sus jardines, el palacio de Carlos V, el Museo y los Palacios Nazaríes (según la hora reservada). En fin, este tramo que tendréis que pasar sí o sí, aquello acabó con las pocas ganas de seguir viendo este lugar tan encantador.
 Fue horrible, tenéis que recorrer como cien metros, más o menos, de piedras de canto, pero me parecieron 100 km, allí me tope de nuevo con el dichoso empedrado.  De no ser por la persona que me acompañaba que lo llevé de paje toda la mañana, os aseguro que no pasaría.
De nuevo, levantamos la silla y a echarle… narices y venga…,  a la conquista de todo el legado de aquellos siglos.

La Alhambra-Paseo empedrado

(Y luego lees que le habían encargado un estudio de accesibilidad,,, No sé el coste, ni las medidas que indicaron fuera de la colocación de un ascensor,  que luego os hablaré de él, por lo que toca ser cauto.)

Ya veo que a nadie se le ocurrió colocar unas dichosas tablas por una de sus esquinas con una anchura suficiente para que quepa culaquier tipo de silla, y si no quieren que desentonen, píntenlas o dibújenles piedras…. 

Una vez, salimos del paseo malicioso y con la batería de la paciencia más baja, llegó una zona tranquila, pero algo cuesta. A la derecha ya se van viendo todos sus jardines, el Convento de San Francisco, el Baño de la Mezquita, Santa María de la Alhambra, la joya del Palacio de Carlos V, La Alcazaba y los Palacios Nazaríes.

Nuestro destino era el Palacio de Carlos V (aquí tenéis el ascensor, pero señalización ninguna,  instalado en la esquina noroeste entre el patio y la crujía oeste del Palacio), el Mueso de la Alhambra y los Palacios Nazaríes.

Resumiendo un poco ya esta última etapa, seguimos la ruta del camino que parecía fácil, era cuesta abajo, creo que ya habéis pensado en la vuelta…
No todo es negativo, no hay sacrificio sin recompensa, y así fue; solo hice dos vistas: una al museo, donde nos atendieron son suma amabilidad y nos informaron de las condiciones de la visita. No hay fotos, pues estaba prohibido hacerlas (la que os dejo están bajadas de internet), pero es algo que no debéis dejar de ver. Allí encontraréis objetos de todo el periodo y de sus artes: de la ciencia, la fe y la economía, el arte Emiral y Califal, la decoración arquitectónica Califa, la Rauda, la cerámica de lujo y un largo etc…

Dejamos el museo, con un gran sabor de boca, y seguimos en dirección a los Palacios Nazaríes, menuda bajada, después de tener los brazos ya desechos de darle a las ruedas, solo pensaba en la vuelta, pero el optimismo lo hizo todo.

La Alhambra- Bajada hacia los Palacios Nazaríes

Una vez, llegado a la zona de visitas, nos tomamos un refrigerio, tal vez debía tomarme un red Bull, ya sabéis por eso de las alas. Y como llegamos antes de lo previsto, pues allí esperamos a la sombra nuestro turno, tiempo que empleamos en relajarnos.
En pocos minutos llegó el responsable de organizar los pases según las horas reservadas preguntando a todos los turistas por sus horarios e informándoles de todo.
Tengo que deciros que también todo amabilidad, al vernos, se dirigió a nosotros nos preguntó por nuestra hora de reserva y nos dijo que ya nos avisaría para entrar sin esperar a la cola (solo un acompañante). 

Nos llegó el turno, y cuando veo aquella bajada, ya me eché a reír…. Imaginaros los saltos de esquí, más menos…. Pero eso sí, para nosotros rampa de madera, nada de escaleras.

Una vez abajo, pasas por recepción, situada a la izquierda de la bajada y ya avisan para que te abran unos grandes portones de madera que dan acceso al Palacio, sin que en ellos falten los escalones, pues ya sabéis es parte del paisaje. La verdad sea dicha, que la arquitectura que allí se conserva es merecedora de todo elogio, y como cada uno disfruta de las cosas en función de sus gustos y saberes, nada más que dejarlo así.
Un vuelta de poco más de 15 minutos y decidimos salir para volver a empezar la tortura del retorno.

Si me preguntan si volvería, hoy les diría que así no.

Me gusta disfrutar de lo que veo, estar a gusto y saborear el lugar, de esta forma,  bajo mi modesta opinión no es posible.

Por otra parte, creo que tiene una solución fácil: unas tablas sobre el empedrado, una señalización en condiciones de los accesos a los lugares que podemos visitar las personas en silla de ruedas y por último que tuviesen para alquilar un  Batec Electric ( Handbikes Batec), para no hacer tanto deporte de brazos. No creo que sean costes muy altos, y con estas pequeñeces lo feliz que nos harían,,, Y lo que disfrutaríamos de ese gran monumento y su entorno.

Dentro de la realidad, sé que hay cosas demasiado costosas para que todo ello fuera accesible, así que espero que año tras año vaya dando sentido a la accesibilidad de algo tan hermoso como es la Alhambra (Al-Hamra en árabe).
Un consejo, en verano, hagan la visita nocturna, siempre que os atreváis a conquistar el empedrado y sobre todo llevar acompañante, porque tendréis bastante para los dos…. Un saludo amigos, y por mis apreciaciones no dejéis de ver este lugar con tanto encanto, luego por favor, contarme como os ha ido.

Antes de cerrar mis comentarios tengo que dejar constancia de la amabilidad de todos sus trabajadores, sinceramente fue extraordinaria. Y si a alguien no le han parecido bien mis comentarios sobre el tema, decirle que mi opinión siempre será esa, además de dejarlo plasmado en su página web.

Horarios de visita

DEL 1 DE ABRIL AL 14 DE OCTUBRE

Días de visita: de lunes a domingo. 8.30 a 20.00

Horario de taquilla: de 08:00 a 20:00 h.

 

DEL 15 DE OCTUBRE AL 31 DE MARZO

Días de visita: de lunes a domingo. 8.30 a 18.00 h.

Horario de taquilla: de 08:00 a 18:00 h.

 

AVISO IMPORTANTE: El acceso a los Palacios Nazaríes debe realizarse en el horario indicado en el billete.

Obtención de permisos

No es necesario, solo se requiere la obtención de las entradas.

Precios (depende del tipo de entrada elegida):

Alhambra General:
Discapacitados: 9,40 €/persona

Aquí os dejo el enlace de precios y reservas.

http://www.alhambra-patronato.es/index.php/Tarifas/196/0/

 

Autorización recogida de entradas: es imprescindible la fotocopia del DNI y un escrito que indique el nombre, DNI y tarjeta del titular (5 últimos dígitos), el nombre y DNI de la persona autorizada y la referencia de las entradas.

Información de contacto

Patronato de la Alhambra y el Generalife

C/ Real de la Alhambra s/n

18009 Granada

Teléfono del visitante: 958 027 971 

Qué Visitar

* Los Jardines del Generalife

* Palacio de Carlos V

* El Museo de la Alhambra

* Los Palacios Nazaríes

PD.- De los demás monumentos y lugares no puedo deciros nada de ellos, pues no lo he visto.

Adjunto PDF de los accesos y recorridos.

RECORRIDO_GENERAL.pdf

RECORRIDO_PALACIOS.pdf

RECORRIDO_PARKING.pdf

Lugares recomendados: Ocio, Restaurantes, etc.

De lugares recomendados, estoy seguro, que cualquier compañero de Granada nos podría dar mayor información. Os puedo decir que salimos ya tarde de la visita, pues tendríamos que haber madrugado más. Así que nos fuimos a comer al restaurante Centro de Granada en la plaza de Big-Rambla, buscando algo típico. Y la verdad que estuvo bien, muy amables,  tanto el trato como la comida y eso que ya era fuera de horas.

Y ya con las pocas ganas de hacer nada, debido al cansancio de todo tipo, la tarde la tomé de relax y descanso total.

Como llegar

« VOLVER A OCIO