Inicio  »  Guía de Turismo Accesible  »  La Alhambra en Silla de Ruedas

La Alhambra en Silla de Ruedas

La Alhambra - Vista de Jardines y Monumentos

La Alhambra: Su historia

Antes de narraros las peripecias de ese día os relataré un poco de su historia, para algunos será muy superficial, pero solo son unas pinceladas para situarnos en el entorno de este monumento que fue ciudad palatina, Casa Real cristiana, Capitanía General del Reino de Granada, fortaleza militar hasta llegar a su declaración como Monumento en 1870.

Una breve historia

SIGLO XIII-XV

La Alhambra se levanta sobre la colina de la Sabika, uno de los puntos más elevados de la ciudad de Granada por Al-Ahmar (fundador de la dinastía Nazarí) en 1238. Fue palacio, ciudadela y fortaleza, residencia de los sultanes nazaríes y de los altos funcionarios, servidores de la corte y de soldados de élite; alcanza su esplendor en la segunda mitad del siglo XIV, con los sultanatos de Yusuf I (1333-1354) que edifica el Palacio de Comares y el segundo reinado de Muhammad V (1362-1391) con la construcción del Palacio de los Leones.

El 2 de enero de 1492 Muhammad XII-Boabdil entrega la Alhambra a los Reyes Católicos.

SIGLO XVI-XVIII

Los Reyes Católicos establecen la Alhambra como Casa Real y Sede de la Capitanía General del Reino de Granada.

El Emperador Carlos V decide, en 1526, la construcción del palacio que lleva su nombre. La casa de Austria continuó desde Felipe II (1556-1598) y sus sucesores al cargo de la conservación de la Alhambra.

En las primeras décadas del siglo XVIII, Felipe V (1700-1746) desposee de la alcaldía al Marqués de Mondéjar, heredero del Conde de Tendilla, comenzando una etapa de abandono prácticamente hasta el reinado de Carlos IV (1788-1808).

SIGLO XIX A NUESTROS DÍAS

La ocupación napoleónica supuso un varapalo para la Alhambra, en 1812 sufre parcialmente una voladura.

A partir de la revolución 1868 la Alhambra queda desligada de la Corona y pasa al dominio del Estado, declarándose en 1870 “monumento nacional y en 1984 la UNESCO la declara Patrimonio Mundial.

La Alhambara a ras de suelo

Sin duda, un lugar precioso para perderse en sus jardines con el silencio de las tardes de las puestas del sol.

Esto, necesita ir sin prisas, no podemos pensar el verlo todo en tres horas, pues nuestro medio de transporte no es el más adecuado.
Así que, debéis tomar la solución de disfrute o sufrimiento, personalmente os recomiendo el que dispongáis de una batec electric. Prestada o de alquiler.

Sin duda, un lugar precioso para perderse en sus jardines con el silencio de las tardes de las puestas del sol.

Esto, necesita ir sin prisas, no podemos pensar el verlo todo en tres horas, pues nuestro medio de transporte no es el más adecuado.
Así que, debéis tomar la solución de disfrute o sufrimiento, personalmente os recomiendo el que dispongáis de una batec electric. Prestada o de alquiler.

ACCESOS A LA ALHAMBRA

El acceso se hace por la circunvalación de Granada, no tendréis problema para llegar, pues está muy bien señalizado. Llegando a su entrada, tendréis los aparcamientos a vuestra derecha, divididos por zonas y según nos dijeron en cada una hay aparcamientos para discapacitados, pero no los encontramos. Se supone que estarían ocupados. No obstante, os recomiendo que lleguéis con el coche hasta abajo, veréis una rotonda donde paran los autobuses. Una vez ahí, os bajáis y la persona que os acompaña se encargará de aparcar el coche.

Allí mismo os encontráis con una barrera, debéis llamar para que os la suban. En la parte izquierda de la barrera encontraréis el portero electrónico, a partir de aquí comienzas las andaduras.

Para llegar a la entrada os encontraréis con un vial de unos doscientos metros más menos de una pendiente enorme. Se baja bien, pero la vuelta después del cansancio es horrible, no entiendo como no han habilitado abajo en la propia entrada unos aparcamientos para personas mayores y discapacitados para que se pudieran bajar allí y luego volver a recogerlos.

Como ya disponíamos de las entradas nos ponemos a la cola para comenzar la visita.

COMENZANDO LA VISITA A LA ALHAMBRA

Una vez dentro del gran monumento,  os encontraréis dos posibilidades:

1.- De frente y a la derecha el Generalife y sus jaradines.
2.- Y a la izquierda todos los monumentos  que conforman la Alhambra.

No os olvidéis del mapa indicativo, o lo suelen dar a la entrada.

Visita al Generalife

El Generalife comprende el palacio, los jardines altos y los jardines bajos. Para acceder al palacio y los jardines altos, se debe tomar el camino de la derecha, pero como está de tierra y en el mapa no estaba contemplado como accesible a las sillas de ruedas, no hicimos la vista al lugar de recreo de los reyes. Y seguramente sería interesante.

Así que tomamos de frente, para ver los jardines bajos del Generalife.

Es una zona llana, muy amplia y con varios bancos y sobre todo transitable para las sillas desde donde se puede observar los huertos, los jardines y ver la idea general de la Alhambra.

En su parte superior os encontráis los jardines con estrechas callejuelas formando un mar de laberintos, sin duda es fascinante y sobre todo se ve que el cuidado es exquisito. Para nosotros, su empedrado, piedras puestas de canto, no nos lo hace fácil.

La entrada está yendo a la mano derecha, la primera entrada, en una de las puertas que dan acceso al auditorio del teatro Generalife.

VISITA EL PALACIO DE CARLOS V, EL MUSEO Y LOS PALACIOS NAZARÍES

Tomamos el acceso de la izquierda, el que conduce al recorrido de la Alhambra para ver  el palacio de Carlos V, el Museo y los Palacios Nazaríes (según la hora reservada).

Tramo complicado y desesperante para la silla de ruedas manuales, por el empedrado y  su longitud. Para mí, fue horrible, su longitud está entre 80 y 100 metros, pero me parecieron cien kilómetros. De no ser por la persona que me acompañaba que lo llevé de paje toda la mañana, os aseguro que no pasaría.

En fin, a echarle narices y venga…,  a la conquista de todo el legado de aquellos siglos.

Una vez, salimos del paseo malicioso y con la batería de la paciencia más baja, llegó una zona tranquila, pero algo cuesta. A continuación veréis sus jardines, el Convento de San Francisco, el Baño de la Mezquita, Santa María de la Alhambra, la joya del Palacio de Carlos V, La Alcazaba y los Palacios Nazaríes. Aunque no podréis acceder a todo ellos, no están totalmente accesibles.

Nuestro destino era el Palacio de Carlos V (aquí tenéis el ascensor, pero señalización ninguna, instalado en la esquina noroeste entre el patio y la crujía oeste del Palacio), el Mueso de la Alhambra y los Palacios Nazaríes.

El Palacio de Carlos V

El Palacio de Carlos V es de estilo renacentista, surge para cubrir todas las necesidades del emperador y su familia, ya que el Alcázar, que era su residencia de verano, no las cubría.

El palacio tiene planta cuadrada, de 63 metros de lado, sobre la que se inscribe un patio circular porticado de estilo romano de 30 metros de diámetro y cuenta con dos plantas de alzada de 32 columnas dóricas de piedra cada una separadas por cornisas.
Actualmente alberga el Museo de la Alhambra, el de Bellas Artes y la Sala de Exposiciones Temporales.

El Museo de la Alhambra, visita obligada, no podéis perdérosla. Es impresionante. Allí encontraréis objetos de todo el periodo y de sus artes: de la ciencia, la fe y la economía, el arte Emiral y Califal, la decoración arquitectónica Califa, la Rauda, la cerámica de lujo y un largo etc…

El Museo de la Alhambra

Está instalado en la planta baja del Palacio de Carlos V, personalmente lo más destacado de la visita a la Alhambra; una pieza que se debe visitar sí o sí.

Dispone de la mejor colección de arte nazarí y una selecta colección de piezas de arte hispanomusulmán y musulmanes orientales.

SALA I: La fe, la ciencia y la economía: representadas en dos ejemplares del Corán, un cuaderno solar y una colección de monedas

SALA II: Arte emiral y califal: colección de objetos de la vida cotidiana como

SALA III: Del arte califal al nazarí: objetos arquitectónicos, la famosa Pila de agua de los Leones.

SALA IV: Arte nazarí. Edificios públicos: podréis ver dos leones procedentes del antiguo Maristán del Albaycín,

SALA V: Arte nazarí. La Alhambra y la arquitectura: columnas, fuentes, celosías, puertas y alicatados, entre otras muchas cosas. En el centro destaca el maravilloso Jarrón de las Gacelas.

SALA VI: Arte nazarí La Alhambra, cultura material: piezas relacionadas con la Alhambra.

SALA VII: Arte nazarí. La Alhambra, cultura material: piezas suntuosas del periodo nazarí, donde destacan los magníficos tejidos, el llamado Jarrón de Fortuny.

Los Palacios Nazaríes

Dejamos el museo, con un gran sabor de boca, y seguimos en dirección a los Palacios Nazaríes, menuda bajada, pero el optimismo lo hizo todo para la vuelta. Indispensable tener reserva de hora.

Ya en la cola, en pocos minutos llegó el responsable de organizar los pases según las horas reservadas preguntando a todos los turistas por sus horarios e informándoles de todo.

Tengo que deciros que fue todo amabilidad, al vernos, se dirigió a nosotros nos preguntó por nuestra hora de reserva y nos dijo que ya nos avisaría para entrar sin esperar a la cola (solo un acompañante).

Nos llegó el turno, y cuando veo aquella bajada, ya me eché a reír…. Imaginaros los saltos de esquí, más menos…. Pero eso sí, para nosotros rampa de madera, nada de escaleras.

Una vez abajo, pasas por recepción, situada a la izquierda de la bajada y ya avisan para que te abran unos grandes portones de madera que dan acceso al Palacio, sin que en ellos falten los escalones, pues ya sabéis es parte del paisaje.

Los Palacios Nazaríes están forman estos tres palacios: El Mexuar, El Palacio de Comares, o de Yusuf I y el Palacio de los Leones, o de Mohammed V.

Y la famosa fuente que descansa sobre los doce leones y que recoge el agua de los cuatro canalillos orientados hacia los cuatro puntos cardinales.

La verdad sea dicha, que la arquitectura que allí se conserva es merecedora de todo elogio, y de obligada visita. Y como cada uno disfruta de las cosas en función de sus gustos y saberes, nada más que dejarlo ahí.

Dentro de la realidad, sé que hay cosas demasiado costosas para que todo ello fuera accesible, así que espero que año tras año vaya dando sentido a la accesibilidad de algo tan hermoso como es la Alhambra (Al-Hamra en árabe).

Un consejo, en verano, hagan la visita nocturna, y sobre todo llevar acompañante, porque tendréis bastante para los dos….

Antes de cerrar mis comentarios tengo que dejar constancia de la amabilidad de todos sus trabajadores, sinceramente fue extraordinaria.

Horarios de Visitas

DEL 1 DE ABRIL AL 14 DE OCTUBRE

Días de visita: de lunes a domingo. 8.30 a 20.00

Horario de taquilla: de 08:00 a 20:00 h.

 

DEL 15 DE OCTUBRE AL 31 DE MARZO

Días de visita: de lunes a domingo. 8.30 a 18.00 h.

Horario de taquilla: de 08:00 a 18:00 h.

 

AVISO IMPORTANTE: El acceso a los Palacios Nazaríes debe realizarse en el horario indicado en el billete.

 

Precios:
Alhambra General : 
Discapacitados: 9,40 €/persona

Aquí os dejo el enlace de precios y reservas.

http://www.alhambra-patronato.es/index.php/Tarifas/196/0/

Autorización recogida de entradas: es imprescindible la fotocopia del DNI y un escrito que indique el nombre, DNI y tarjeta del titular (5 últimos dígitos), el nombre y DNI de la persona autorizada y la referencia de las entradas.

 

Anulación y devolución de las entradas:

Los particulares que hayan adquirido las entradas de forma anticipada podrán pedir su anulación y devolución del precio de las mismas siempre que se haga con anterioridad a los 5 días previos al de la visita.

Para la anulación y devolución del precio de las entradas adquiridas se deberá poner en contacto con el teléfono de atención al visitante 858 953 616 o través de la web  https://tickets.alhambra-patronato.es/contacto/

La Accesibilidad en la Alhambra

Si la pregunta que te haces es ¿La Alhambra es accesible a las sillas de ruedas?

Te diré que no, pero eso no puede impedirte el que le hagas una visita. Porque te puedo asegurar que merece la pena, y mucho. Te animo a que no dejes pasar esa oportunidad y para ello te daré unos consejos.

Si te vas a mover con una silla de ruedas manual, estas son las dificultades que vas a encontrar:

1.- El empedrado que lleva a los monumentos de la alhambra.
2.- Las cuestas.
3.- NO se puede acceder a todos los lugares y edificios.

Te aseguro que acabarás agotado, y por su puesto lleva acompañante.

Si usas una eléctrica o una batec electric, la cosa cambia. Aunque tendrás los mismos problemas que con la manual, pero te ayudará en el recorrido, y tampoco accederás a todos los lugares y edificios. Ahora bien, sin duda lo agradecerás.

Recomiendo a quienes usen la manual, que se alquilen un Batec Electric o pídanla prestada; si lo que queréis, es disfrutar de la Alhambra.

Es cierto, que el coste sería cuantioso,  pero los tramos de los empedrados con poner una plancha de 1,20 metros de anchura de plástico grueso transparente lo tendrían solucionado. Y no digo metacrilato.
Con estas pequeñeces lo feliz que nos harían a los que la visitemos a la Al-Hamra en silla de ruedas.

Información de Contacto

Patio de lo Leones de la Alhambra

Patronato de la Alhambra y el Generalife

Las visitas pueden hacerse des dos tipos: diurnas y nocturnas; además, cabe la posibilidad de adquirir entradas para visitar zonas determinadas, o bien, todo el conjunto. Esto depende del tipo de entrada adquirida. 

Os recomiendo adquirir las entradas de forma anticipada, ya que el número de visitantes está restringido.

UBICACIÓN
C/ Real de la Alhambra s/n
18009 Granada

CONTACTAR
Teléfono : 958 027 971

Como llegar

« VOLVER A OCIO